Técnica, variedad de estilos y mucha luz en el Estudio de Danza Porté de Inés Garbati

Entre puntas y portés ha crecido Inés Garbati. Comenzó su andadura en el baile a los 3 años, y a los 15 ya impartía clases. Continuó su formación en Londres, donde pasó un año, y en Nueva York, que estuvo dos años empapándose de conocimientos de danza. Ahora, con 28, Inés ha decidido apostar por su propio estudio de danza.

En septiembre de 2020 comenzó a buscar un local y tras una búsqueda exhaustiva encontró lo que hoy es el Estudio de Danza Porté, un antiguo chalet vasco que se encuentra en la Avenida Las Arenas, 7 y que antes ocupaba un estudio de arquitectura. Tras una reforma interior, el estudio está adaptado para todos los públicos. Cuenta con una rampa en la entrada, amplio baño y vestuario… Todo en la planta baja, donde también se ubica una de las salas.

En la planta de arriba está la otra sala. Es llamativo su alto techo con vigas de madera, original de la casa. La luz natural es otra de las características, tanto de la planta de arriba como de la de abajo. El estudio está lleno de ventanas que proporcionan mucha luz y crea un ambiente cálido y agradable.

En cuando a los alumnos, “los hay de todas las edades”, cuenta Inés. “Hay niñas que vienen muy pequeñitas, que no llegan ni a los tres años, y hay personas adultas”, dice. La variedad de estilos es otra de las características del Estudio de Danza Porté: se puede aprender ballet, danza contemporánea, danza urbana, pilates, zumba y jazz. Los grupos, de unas diez personas, se dividen por niveles y estilos. Las clases se llevan a cabo de lunes a sábado y cuentan con todas las medidas sanitarias de seguridad necesarias.

El Estudio de Danza Porté se adapta a todos los niveles, principiantes o expertos. Por lo tanto, si deseas comenzar o perfeccionar tu técnica llama al 638 070 464 o escribe a estudioporteig@gmail.com.