Un Athletic reconocible

Este contenido forma parte del número 1054 de La Ría del Ocio, publicado el 4 de febrero de 2021


El Athletic va de copas en plena Liga con su estilo


El efecto Marcelino ha permitido recuperar de la misma el estilo competitivo y eficaz de los buenos tiempos. Fue llegar y ganar la Supercopa, y con ese título devolver la ilusión a jugadores y seguidores


Arturo Trueba

Los jugadores rojiblancos juegan con alegría. Se ve que disfrutan. Sus caras son de pelea y no de agonía. Sus llegadas sorprenden de vez en cuando, frente a lo previsible que eran hasta hace poco. Sus celebraciones con los goles son de satisfacción, en vez de suspiros de alivio. Sólo una derrota frente a la bestia negra Barcelona, encabezada por un Messi encabritado por su humillante derrota y expulsión en la Supercopa ante un meritorio Athletic. El deportista mejor pagado del planeta pudo inclinar la balanza a su favor en la revancha liguera contra unos leones que vendieron cara su derrota. Tal vez, vuelvan a encontrarse de nuevo si los bilbaínos superan al Betis en cuartos de final de Copa.

MARCELINO A POR OTRO TÍTULO

Las manifestaciones del flamante entrenador dejando clara la ambición por otro título es otra muestra del espíritu que ha inculca a una plantilla decaída por el juego que practicaban con Garitano, según declaró Yeray. El fútbol es una profesión, pero también un juego, que como tal debe llevar acarreado diversión, alegría y espectáculo. Estar en el Athletic es para disfrutar y no para vegetar, es para pensar en la parte noble de la tabla, títulos, Europa y ser un ejemplo por su valentía, ambición y singularidad desarrollada con la lucha por el éxito.

LA RENOVACIÓN DE DE MARCOS

Una de las buenas noticias del club de Ibaigane es la renovación por un año de Oscar De Marcos. Su recuperación de una de esas lesiones que tanto tardan en curarse en Lezama, y la llegada de Marcelino, le han devuelto el protagonismo que emergió en tiempos de Bielsa. Su participación solidaria, su capacidad física y su manera de entender el desmarque y el juego al hueco facilita en gran medida el despliegue del equipo. Además, marca y provoca goles con su presión. El de Laguardia es de esos jugadores que caen bien. ¡Por algo será!

La renovación de Raúl García está al caer, tras su vuelta a la primera fila de las aportaciones ofensivas y de la capacidad competitiva, tras un bajón repentino en esta temporada y verse señalada por una sangrante auto expulsión contra el Real Madrid. El Club ha aplicado la cláusula automática por dos años más con el cachorro Zarraga, con la subsiguiente incorporación a la nutrida primera plantilla.