“Aspiramos a que la ópera sea considerada un activo importante para la ciudadanía, potenciando la imagen cultural de Bilbao y de Euskadi”

Representación de Lucia di Lammermoor

El comienzo de la temporada en Bilbao nos lleva a hablar con Juan Carlos Matellanes, presidente de la Asociacion Bilbaina de Amigos de la Opera (ABAO-OLBE), para que nos ponga al día de sus principales retos y novedades. El programa, como viene siendo habitual, roza la excelencia y presenta una propuesta cultural completa y equilibrada que supone un compromiso con la sociedad, con una programación que incluye 47 funciones y supone un alcance superior a los 90.000 espectadores.

 

En primer lugar, ¿por qué ese cambio de imagen y logo en la ABAO? ¿A qué se debe y cuáles son sus objetivos?

ABAO culmina una etapa e inicia un nuevo ciclo con la mirada puesta en su 75º Aniversario: Destino 2028. Con el objetivo de impulsar nuestra actividad y dotar de una mayor proyección internacional a la ópera en Bilbao, adoptamos una nueva imagen de marca, más contemporánea y actual, uniendo nuestro nombre a la Villa, como referente internacional.

Aspiramos a que la ópera sea considerada como un activo importante para toda la ciudadanía, potenciando la imagen cultural de Bilbao y de Euskadi, y que se consolide como un reclamo atractivo para el turismo de calidad.

 

Al margen de la programación en sí misma, ¿qué diferencia a esta temporada de las anteriores?

Presenta tres novedades muy importantes. Por un lado las cinco producciones que proponemos son inéditas no solo en Bilbao, sino a nivel nacional. Otro hito son los estrenos. Cuatro nuevos títulos se incorporan por primera vez al repertorio de ABAO: Jérusalem, anteúltimo título dentro del proyecto Tutto Verdi, La fanciulla del West de Puccini, Giovanna d’Arco y Stabat Mater de Rossini. El tercer hito es que la ópera Jérusalem no sólo se presenta por primera vez en ABAO, sino también en todo el país.

 

¿Por qué han optado por incluir dos títulos de Donizetti, concretamente Lucia di Lammermoor y Anna Bolena, dos personajes con registros y personalidades tan diferentes?

La temporada se concibe de forma global y abarca 80 años de historia de la lírica. Buscamos el equilibrio artístico entre óperas de repertorio y otras menos representadas. Lucia di Lammermoor es la obra cumbre de Donizetti y su consagración definitiva. Anna Bolena está considerado uno de los mejores títulos de todo el repertorio operístico y forma parte de la famosa “trilogía Tudor” del compositor. Ambos son imprescindibles.

 

¿Cómo han respondido los socios de la ABAO ante la nueva propuesta?

No sólo los socios han respondido favorablemente. La prensa especializada, la crítica, los agentes culturales más relevantes y la industria musical en general han acogido la nueva temporada con entusiasmo.

 

A su juicio, ¿qué sorpresas les deparará la nueva temporada de la ABAO a los espectadores más clásicos? ¿Y a los que apuestan por la modernización y los montajes adaptados a los nuevos tiempos y tecnologías?

Hay escenografías y vestuarios más clásicos y de corte tradicional en Lucia di Lammermoor y Anna Bolena, tecnología punta en Jérusalem y Der Fliegende Holländer, y un auténtico campamento de buscadores de oro en La fanciulla del West. Pero lo importante es que nuestras puestas en escena –ABAO es coproductora de cuatro de las cinco producciones– siempre buscan el máximo respeto al libreto, al espíritu expresado por el compositor, y con la calidad y la excelencia como prioridad.

 

«EL PROGRAMA PRESENTA UNA PROPUESTA CULTURAL COMPLETA Y EQUILIBRADA»

JUAN CARLOS MATELLANES, FOTO DE BORJA AGUDO

Y hablando de modernización y adaptación a los nuevos tiempos, ¿qué iniciativas están llevando a cabo desde la ABAO para captar nuevos socios y más jóvenes? ¿Cómo se consigue que el público joven se interese por la ópera, habida cuenta de que tampoco se trata de espectáculos precisamente accesibles económicamente hablando?

Tenemos un especial compromiso con los jóvenes a través del programa Gazteam ABAO. Este proyecto desarrolla un amplio abanico de actividades con “quedadas”, encuentros con los artistitas, visitas al escenario… y propone dos tarifas planas de 25 y 30€ según la edad, en cualquier título, función y en las mejores localidades disponibles.

No estoy de acuerdo con que la ópera no es un espectáculo accesible. La temporada ofrece 34 categorías de abono con precios desde 167€. Hay entradas disponibles desde 37 y 56€ según la edad. La función Opera Berri de Lucia di Lammermoor el 26 de octubre tiene disponibles entradas de 15€ y 24€. También hay entradas para los ensayos generales desde 10€. Hoy en día el que no va a la ópera es porque no quiere, o porque no le interesa, pero no creo que la razón principal de su ausencia sea el precio.

 

¿Cómo es la propuesta de esta temporada para ABAO Txiki? ¿Qué novedades resaltaría, tanto en su programación como en otras iniciativas?

La XV temporada Abao Txiki trae cuatro títulos: Soñando el carnaval de los animales, Alí Babá y los 40 ladrones, La cenicienta, y Guillermo Tell. Todos son espectáculos de la máxima calidad. Vamos a representar 14 funciones de sesiones en familia con una participación prevista de 15.400 espectadores, y 3 funciones escolares en las que participan 50 colegios e ikastolas y aproximadamente 3.300 alumnos. Estas sesiones se complementan con el programa didáctico, que desarrolla 350 actividades en 175 centros educativos, con un alcance de 20.400 asistentes.

 

Por último, ¿hacia dónde diría que camina el futuro de la ópera en Bilbao?

En los últimos años hemos recorrido un camino lleno de dificultades, tratando de superar una realidad socioeconómica adversa con nuevas actividades y propuestas culturales. Sin embargo, sin un apoyo suficiente de las distintas instituciones públicas, tanto a nivel estatal como de nuestra comunidad, y sin una apuesta firme que garantice unos presupuestos equilibrados y sin déficit a largo plazo, la viabilidad de futuro de ABAO está en peligro.