El jazz, la calle y el aire libre

Este contenido pertenece al número 1061 de La Ría del Ocio, publicado el 1 de julio de 2021.


Arturo Trueba

Entró el verano sin hogueras humeantes y con un tiempo más primaveral que lo que tocaba. Pero confiemos en que poco a poco se estabilicen las horas de ese sol que calienta, pero que no abrasa. Es el tiempo que nos caracteriza, ese plus del veraneo del norte. Son los momentos de los chapuzones, escapadas, relajamiento, encuentros con amigos y familiares y, por supuesto, de merecidas vacaciones. Todo será escalonado, término al que nos hemos acostumbrado demasiado.

El Festival de Jazz de Getxo encabeza la temporada de festivales de Jazz Euskadi, con Vitoria y Donostia como siguientes citas. En Bilbao, la cultura está muy presente en la calle en este inicio de verano gracias a Kalealdia y Uda Kalean, un ambicioso programa con más de 200 actividades. No habrá Aste Nagusia ni otras fiestas, aunque se ha podido bailar la Kaxarranka en Lekeitio por sanpedros, pero sí que han hecho un esfuerzo los distintos ayuntamientos de sustituir las fiestas por surtidos programas culturales que entretengan a los vecinos y veraneantes, y atraigan a visitantes a sus respectivas localidades. La hostelería y el comercio local lo agradecerán tras año y medio de penalidades.

Ahora toca disfrutar de lo que tenemos. La vacunación comienza a alcanzar a los más jóvenes y se notan cada vez más las ganas de recuperar parte del tiempo perdido, así como de volver a vivir muchas de las sensaciones temporalmente perdidas. En la ría del ocio estamos publicando números especiales de este verano tan singular como cultural con nuestros refrescantes deseos de que nuestras sugerencias contribuyan a vivir con intensidad estos meses de esparcimiento, trabajo y escapadas y con la calle como protagonista. Ya no son obligatorias las mascarillas al aire libre, siempre que haya distancia, pero todavía se impone la precaución en las zonas más urbanas con la inercia de llevarlas puestas. Esperemos que pase pronto la pesadilla y disfrutemos plenamente de nuestro entorno personal y ambiental. ¡Cabeza y salud! ¡Feliz verano!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *