El Ayuntamiento de Bilbao culmina el área infantil de Zorrotzaurre

El Ayuntamiento de Bilbao ha finalizado la renovación de los juegos infantiles de la plaza Eugenio Olabarrieta en Zorrotzaurrecon la instalación del último elemento de juego: una pirámide de madera con red.

Con ello, se dan por terminados los trabajos realizados en este entorno y que han abarcado la cubrición y renovación del área infantil, su pavimentación y el acceso. En total, la inversión municipal supera los 300.000 euros.

Estos trabajos se completan, con los ejecutados también recientemente por la Junta de Concertación de la UE1 (Unidad de Ejecución 1) de Zorrotzaurre y que han consistido en la renovación de la plaza en la que se ha colocado la pirámide, embaldosando su área y renovando alumbrado y mobiliario urbano.

LA PLAZA

El Consistorio bilbaino ha abordado la instalación de la nueva cubierta con el objetivo de que los niños y niñas del barrio puedan disfrutar de este espacio urbano, sin depender de las inclemencias meteorológicas.

La cubierta es de madera y acero, y cuenta con una superficie de 350 metros cuadrados. Los juegos bajo la cubierta han sido asimismo renovados, salvo uno de reciente instalación que se ha mantenido por su buen estado.

A estos trabajos –finalizados y abiertos al público en el mes de abril– se destinó una inversión municipal de 275.000 euros.

PIRÁMIDE

El último de los elementos instalados por el Ayuntamiento en este entorno, fuera de la cubierta pero en una ubicación muy próxima, es una pirámide de madera con red. En este caso, está pensada para niños desde doce años e incluso para adultos.

El elemento ha requerido ocho semanas de instalación y en él se han invertido 39.788 euros.

AUZOKIDE PLANA

Los nuevos juegos cubiertos de la plaza Eugenio Olabarrieta en Zorrotzaurre se enmarcan dentro del Plan Auzokide para la mejora de los barrios de la ciudad.

Este plan es una de las herramientas más importantes de participación ciudadana con la que cuenta el Ayuntamiento de Bilbao y cuenta con un presupuesto que es repartido por igual entre los 8 distritos de Bilbao, a razón de 1,5 millones de euros por distrito y año.