Un museo al aire libre

Gracias a la iniciativa impulsada por la Diputación Foral de Bizkaia, a partir del 29 de julio y hasta el 21 de agosto, los visitantes del bosque de Oma tendrán la oportunidad de interpretar la obra tridimensional de Agustín Ibarrola, a través de las explicaciones de un guía especializado.

El Bosque Pintado de Oma consiste en un conjunto de árboles pintados, situados en distintos planos de profundidad, en los que se muestran diferentes figuras geométricas, humanas y de animales. Muchas de las pinturas solamente se hacen visibles desde posiciones determinadas, y la observación de dos o más
troncos  forman una imagen conjunta. Se puede decir, por tanto, que cada visitante construye una obra personalizada jugando con las distintas perspectivas mientras camina por uno u otro sendero o mira en diferentes direcciones.

Las visitas se ofrecen en castellano, euskera e inglés los viernes, sábados y domingos a las 12:00 y a las 17:00h, al precio de 3 euros, y combinada con la visita a Santimamiñe, 6 euros. La cueva de Santimamiñe es el yacimiento arqueológico más importante de Bizkaia y se encuentra muy cerca del Bosque de Oma. Conserva restos de asentamientos humanos de hace más de 14.000 años, del Paleolítico Superior, y alberga 47 pinturas rupestres de gran belleza, que representan bisontes, cápridos, caballos, un oso y un ciervo, siendo el carbon el material utilizado para su ejecución.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies