Que no pare el “Txotx!”

Barbara Sarrionandia

El invierno avanza pero además del frío nos trae… ¡La temporada de sidrerías! Qué mejor que ese esperado “Txotx!” al calor de la kupela, sabiendo que al volver a la mesa le espera a uno el clásico menú con platos como la tortilla de bacalao o incluso txuleton.

Inaugurada la temporada de sidra

Este año además, la temporada se inaugura de la mano del escalador y montañero Alberto Iñurrategi, quien es el protagonista del vigésimo quinto Sagardo Berriaren Eguna, organizado por Sagardoaren Lurraldea. Todo ello tiene lugar en la sidrería Gurutzeta de Astigarraga, en donde, como es tradicional, se recita el “Gure Sagardo Berria”, y queda abierta la temporada del txotx 2018. Antes, Iñurrategi ha sido encargado de la plantación de un manzano nuevo en el manzanal de Sagardoetxea, un acto simbólico como muestra del dinamismo y la renovación de la naturaleza, y que año a año nos ofrece la posibilidad de sentarnos en torno a una mesa y disfrutar de la nueva sidra.

Otros rostros conocidos que le han sucedido en este papel son, por ejemplo, el cocinero Eneko Atxa, que abrió la temporada de 2017, y a personalidades ilustres como los protagonistas de la película Loreak (2015), el grupo La Oreja de Van Gogh (2013), la soprano Ainhoa Arteta (2005), los futbolistas Mikel y Xabi Alonso (2004), el ciclista Miguel Indurain (1998), el atleta Martín Fiz (2002) y los pelotaris Julián Retegi (1997), Juan Martínez Irujo (2007) y Aimar Olaizola (2009), entre otros.

Clásicos que no fallan

Para los que no están muy puestos en lo que consiste una jornada de sidrería, conviene dar algunos consejos para que nada les pille de sorpresa. Es bastante normal, por ejemplo, el comer sin plato. Esto es, que se comparta desde una misma fuente. Y por otro lado, el vaso suele estar vacío; si uno quiere tomar la sidra, entonces conviene seguir el rastro de la kupela al grito de “txotx” para poder degustar la sidra extraída directamente y al momento de la kupela. Luego se vuelve a la mesa con el vaso vacío para seguir comiendo. Cuando se va a por sidra, también es importante saber poner el vaso con la inclinación adecuada para que el chorro rompa correctamente, pero como siempre, ante la duda la respuesta es o bien la imitación o directamente preguntar. Y después del festín, tras el postre, lo normal es que se tome el café en otro sitio, por lo general en el pueblo más cercano.

La sidra, todo un mundo

El que crea que la sidrería empieza y acaba con la temporada, está muy equivocado. De hecho, existe un museo de la sidra en el que poder profundizar hasta donde uno quiera en este mundo, llegando a tener experiencias como las de ser sidrero por un día, o conocer la historia de la sidra, así como los secretos de su elaboración y mil anécdotas que rodean a este jugoso caldo. En Sagardoetxea nos cuentan cosas como, por ejemplo, que ‘la txalaparta anunciaba que se había acabado de prensar la manzana e invitaba a todos los que habían colaborado en estos trabajos a probar el mosto elaborado’. El museo dispone de tres zonas a visitar: el manzanal, el centro de interpretación y la zona de degustación y cata. Las visitas al museo son siempre guiadas y se pueden hacer en euskera, castellano, inglés o francés. Más información en Sagardoetxea y en la web www.sagardoarenlurraldea.eus.

Las sidrerías por Euskadi

Aunque se llevan la palma las sidrerías de nuestro vecinos guipuzcoanos, en Bizkaia tampoco faltan estos templos de exquisitos caldos que inauguran su temporada el 22 de enero en la Sidrería Uxarte de Amorebieta. Y como ejemplo, en Gatika Malgarrazaga; en Lezama, Erdikoetxe; en Muxika, Kandi; en Amorebieta, Uxarte e Ibarra; en Aramaio, Iturrieta; en Gizaburuga, Laneko; en Markina-Xemein, Axpe; en Mendexa, Sebastianeko o en Berriatua, Laka Erdi.

Y ya si nos vamos a Gipuzkoa, la oferta es mucho mayor con, entre otras, en Aia,  Izeta; en Zarautz, Arizia; en Aia, Satxota; en Azpeitia Añota; en Usurbil, Urdaira; en Aginaga, Aginaga; en Usurbil Aialde Berri; en Lasarte-Oria Otegi; en Hernani, Alberro; en Astigarraga, Rezola, Zapiain, Astarbe, Alorrenea, Bereziartua, Lizeaga, Mina, Petritegi, Gartziategi, Artola; en Errenteria, Egiluze; en Oiarzun Ordo Zelai; en Irun, Olaen Tolosa, Eguzkitza; en Abaltzisketa, Zalbide o en Ordizia, Tximista.

También los navarros gustan de la sidra, y por eso tenemos, por ejemplo, lugares com el Toki Alai en Lekunberri;  en Aldatz, Martintxonea; en Beruete, Behetxonea; en Lesaka, Lindurren Borda; en Lekaroz, Larraldea o  en Murugarren, Aldaiondo.

Pero estos son sólo algunos ejemplos de todas las sidrerías que hay; si quieres buscar algo en concreto, alguna de las webs en las que poder hacerlo es la de Sagardoaren Lurra (www.sagardoarenlurraldea.eus) o la de Bizkaiko sagardoa (www.bizkaikosagardoa.eus). Txotx!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies