Oxígeno al rescate

Este contenido forma parte del número 1049 de La Ría del Ocio, publicado el 5 de noviembre de 2020


Cuando Garitano se vio obligado a intentar algo diferente llegaron los goles desde el banquillo por medio de Muniain y Sancet


Arturo Trueba

Open the mind. Cuando pocos creían en que el Athletic saliera bien parado de la paliza de fútbol que le estaba dando el Sevilla, llegaron al rescate tanto el desfonde físico de los visitantes como el ardor de unos suplentes dispuestos a mover la pelota. Eso es, cuando el entrenador entendió que su fútbol conservador estaba abocado al fracaso hizo una propuesta más combinativa que el clásico puente aéreo, o patada a seguir. Algunos seguidores rojiblancos consiguieron despertarse de la siesta a tiempo para poder ver en directo los dos goles de la remontada protagonizados por Morcillo (éste sabe sacar corners), la peinada de Vesga (haciendo valer su 1,91 m.) y la llegada ratonera de Munian (donde sí puede ser desequilibrante) en el tanto del empate. El del triunfo se originó en una gran asistencia de Williams desde la banda izquierda, tras una rápida transición, a un recién salido Sancet, que la clavó llegando por la otra banda. Los cambios en esta ocasión surtieron efecto, así como la salida desde el banquillo de Muniain para aportar frescura y peligro en el último tercio del encuentro, allá donde sí hace daño. Puede ser una buena fórmula para otras ocasiones. Tal vez se haya quedado Gaizka Garitano con los detalles de las aportaciones de los jóvenes, las ventajas de un juego más creativo y atrevido, así como con lo conveniente que es rotar jugadores, y más desde que hay cinco cambios posibles.

 

GANAR CON JUEGO

Está claro que, tras el penoso inicio de campeonato liguero perpetrado por el Athletic, lo importante es ganar partidos. Así, sumando de tres en tres puntos se aleja el equipo de la quema. Pero para ello hace falta bastante más que la mediocre idea de pertrecharse atrás y esperar a que, con suerte llegue al área contraria algún balón con nieve, para que alguien lo pelee (Raúl García, por ejemplo) y un inexistente delantero centro consolidado la enchufe en segunda jugada. Eso, o intentar llegar por las bandas como única alternativa. Los datos realizadores no han avalado hasta ahora ese sistema de juego (¿?), ya que son de récord negativo incluidos los años más negados. Si sirvió la fórmula para salir del pozo hace un par de temporadas, actualmente los contrarios tienen bien estudiadas las escasas variantes ofensivas de los llamados leones. En los minutos de lucidez rojiblanca frente al Sevilla, se pudo comprobar que puede haber otras alternativas de juego y jugadores, especialmente cuando Vesga (por fin en su puesto) sustituyó a Dani García y entró fresco Unai López para asociarse con Muniain. El Athletic puede, por las características de sus jugadores puede mejorar su juego para, por esa vía conseguir resultados positivos. Además, sería más entretenido, que también va de eso el espectáculo del fútbol y el fomento de la afición.

23/11 Athletic – Betis 21:00
29/11 Getafe – Athletic J11*