LOS COLORES QUE MÁS FAVORECEN


Arantza Saez de Lafuente


Los colores transmiten sensaciones a la persona que los lleva y a su entorno.

Algunos  psicólogos aseguran que los colores influyen en la comportamiento humano. Dicen que a través de ellos, expresamos nuestro estado de ánimo, carácter, personalidad, así como, los sentimientos. Pero, no sólo en la propia persona, también está demostrado que los colores que nos ponemos influyen en cómo nos ven los demás.

Cuando vestimos con los colores que nos favorecen, suelen coincidir con los tonos que más nos gustan, y además, por lo general, recibimos halagos sobre nuestro aspecto, se nos ve con mejor cara, parece como si brillaran más los ojos, y la piel estuviera más tersa.

Saber qué «familia de color» es la nuestra, no es sencillo. Los genes de cada persona determinan el tono de la piel, cabello y ojos. Estos tonos no cambian, pueden intensificarse con el sol o variar aparentemente con la edad, pero la base cálida o fría no cambiará con el paso de los años.

El color adecuado resalta lo mejor de cada persona, sin embargo, el inadecuado parece que se tiene mala cara. Con un color adecuado, se necesita poco maquillaje, mientras que con el inadecuado se necesita más color en la cara.

Cuatro estaciones, cuatro paletas de colores: Primavera, Verano, Otoño, Invierno.

Primavera y Otoño son tonos cálidos. Verano e Invierno, tonos fríos.

Las cuatro, contienen todos los colores, la cuestión está en el matiz y la intensidad.

La gama de tonos de Invierno, tiene base de azul, o bien, colores puros, como el magenta o fucsia o el verde esmeralda.  Invierno es la única que contiene el blanco puro y el negro. Primavera, contiene tonos cálidos, como el camel,  verde manzana, también el tono albaricoque, coral, rojo anaranjado. Verano, tiene tonos fríos como la gama de azules cielo, verde azulado, rosa pastel o grises azulados. Otoño, es cálido y dorado, como los marrones, bronce, calabaza, naranja y el verde oliva.

Por lo general, suele coincidir los colores por los que nos sentimos atraídos, son precisamente, los que mejor nos sientan.

Cómo reconocer los diferentes tipos de piel.

Coge la prenda del color que quieres comprobar si te favorece. Mírate en el espejo con luz diurna, si es posible. Póntela cerca del rostro. Fíjate en tu piel, el cabello y los ojos, imprescindible no estar maquillada. Si tienes el cabello teñido o con mechas, recuerda como era tu color natural de niñ@.

Descubrirás si es tu  color adecuado cuando:

  • La piel de tu cara parece más tersa, clara e incluso, parece que se han reducido las arrugas o las imperfecciones.
  • Resaltará el color de tus ojos.
  • Resaltarás tú, no el color.

Reconocerás si  los colores son inadecuados cuando:

  • Se te ve la piel más pálida, amarillenta, o bien, se acentúan las arrugas o las sombras oscuras de las ojeras y manchas.
  • Necesitas más color de maquillaje para verte mejor.
  • Destaca más el color que tú.

Saber cuáles son los colores qué te favorecen, se adaptan a tu estilo personal, cómo combinarlos para que te favorezcan más dependiendo de la formas del cuerpo y cara, qué tonos de cabello nos quedan mejor, los colores de los complementos, joyas, y maquillaje, es algo importante para sentirnos bien con nosotrxs mismxs. Porque la indumentaria, lo que nos ponemos cada día, es una forma de expresión que habla de nosotrxs. La imagen personal es una forma de comunicación no verbal que puede ayudarnos a sentirnos mejor.