‘La Tarara’, una obra con vocación de thriller

Hika Teatroa presenta «La Tarara«, una obra de gran sensibilidad y elegancia escrita por la autora alicantina Josi Alvarado. Por este proyecto obtuvo el I Premio SGAE de Teatro ‘Ana Diosdado’ 2019. Esta se puede ver en castellano los días 28 y 29 de enero en el Teatro Arriaga, a las 19.30 y a las 19.00 horas, respectivamente. El elenco está formado por Itziar Ituño, Kepa Errasti, Sandra Ferrús, Jurdana Ochoa, Jose Cruz GurrutxagaAdrián García de los Ojos.

Además, el día 27 de enero a las 19.30 horas se puede ver esta obra en euskera, que cuenta con la traducción de Arantxa Iturbe. El reparto de la obra en euskera difiera al de castellano en dos intérpretes: Itziar Artetxe Tania Fornieles interpretan los papeles que realizan Itziar Ituño y Sandra Ferrús en la versión en castellano.

Tanto la dramaturgia como la dirección de la obra corren a cargo de Agurtzane Intxaurraga, quien ha querido acercar a nuestro entorno la localización de la historia que se relata. De esta forma, el personaje de nombre Rosa, fundamental en la obra, crece en Bilbao, entre el barrio de San Francisco y Las Cortes, en vez de en el casco antiguo de Alicante del texto original. Lo que no cambia en absoluto es el carácter y el espíritu de «La Tarara», una obra capaz de transmitir música a través de silencios que suenan a emoción. Es un texto con vocación de thriller, dotado de un tono de suspense y al mismo tiempo sacudido por el temblor de la poesía. «La Tarara» es la historia jamás contada de tantos niños; un viaje iniciático y adictivo al fondo de la carne. Es un cuento sobre el perdón, un canto a la diferencia en que Caperucita, por fin, les toca el violín a los lobos.

SINOPSIS

En pleno barrio de «SanFran» crece Rosa, una niña violinista que cree ver a Liszt y a otros compositores difuntos que le ayudan a tocar el violín. La Tarara, una mujer prostituta que trabaja la noche, la acompaña en la lucha contra sus fantasmas. La Rosa adulta y la Rosa niña se entrelazan en un ir y venir de recuerdos que revolotean sobre un secreto apenas presentido: un incendio, cenizas y el olvido, que se extiende como un manto protector. Hasta que unas cartas de amor encontradas en un cajón rescatan la memoria rota de una niña tan llena de música y belleza que no guardaba hueco al espanto.