La opción europea de la Liga

Los jugadores del Athletic volvieron al trabajo tras el paréntesis de la crisis sanitaria con ganas de ponerse pronto en forma y de intentar remontar los cinco puntos que le separan de la plaza europea en la Liga. Tarea difícil pero no imposible. A ver si alcanzan pronto la forma. Son 29 en la plantilla con la vuelta de Hodei. Para Aduriz, Beñat y San José parece que serán sus últimas jornadas con el club de Ibaigane, salvo sorpresa de última hora.

Copa con público pero sin premio

La directiva de Aitor Elizegi prefirió jugar la Copa con público, a pesar de que ello suponga renunciar a la plaza  europea por esa vía. Parece que la afición respalda esa medida.

Aunque pasar otra temporada sin competición continental es un mazazo para la economía del club, que está saneada pero que cuenta con un alto costo de plantilla, por lo que tiende a producir un desequilibrio  presupuestario año a año. Acceder a Europa es no sólo una cuestión de prestigio y autoestima, sino que también supone una aportación económica más que conveniente.

Pero todavía queda la opción de alcanzarla en los partidos que quedan antes de finalizar la Liga. La Copa se jugará, en principio, la próxima temporada con público a un solo partido. Pero se ha comentado la propuesta de jugarla a doble partido.

Campeones y play off en Lezama

Las buenas noticias llegan en las categorías inferiores. El Juvenil A ha ganado la Liga aunque no podrá tener la posibilidad de jugar la Copa de Campeones ni la Copa del Rey, al suspenderse las competiciones. El Bilbao Athletic y el Basconia, jugarán los play off de ascenso a Segunda y Segunda B, al darse por concluida la competición de Liga.

Una oportunidad de hacer un doblete en el salto de categorías. Todo ello supone un premio para las promesas y una gran esperanza de futuro para el Athletic. La cantera sigue dando resultados. Hoy más que nunca se podrá poner en valor las ventajas de una labor bien hecha en esa línea y la parte más positiva de la filosofía, dado que se espera un frenazo en el mundo de los fichajes y en las cantidades desorbitadas.

No están las cosas para demasiadas frivolidades.