La lupa sobre la plantilla

Vuelta trepidante tras el segundo parón de las selecciones. Un primer asalto, de los que se le suelen atragantar a los leones, contra la Real Sociedad. No tanto porque a los salvajes felinos les cueste desperezarse, como porque compiten contra alguien que se lo toma muy a pecho. Cuando oyes a un rojiblanco un para nosotros es un partido más, sonríes pero temes también que afronte el compromiso con la tensión algo más baja que la del rival. En San Sebastián siempre le han tenido ganas al Athletic, y aquí todavía añoramos, en cambio, los derbis contra el Real Madrid y el Barcelona, de cuando no se temía disfrutar de los títulos y sacar la gabarra, o lo que sea. El hincha rojiblanco siempre fue orgulloso, de su equipo, de su singularidad y de su capacidad para competir y ganar ‘con once aldeanos’, como se decía. San Mamés es un gran estadio que supone estar en una categoría noble, por aforo, por socios y por modernas instalaciones. Además, el Athletic cuenta con el privilegio de tener un magnífico entrenador que, con algunas excepciones, apuesta por el buen juego. Dispone todavía de una buena plantilla, a pesar de la menguante capacidad compradora del club y las crecientes dificultades para trabajar con la cantera vasca. Cuesta comprar, pero también echar las redes en los territorios limítrofes, o retener a las figuras, e incluso al director de patrocinios. Se paró la sangría con Laporte, pero no basta. Los nuevos retos exigen una actuación decidida, valiente, inteligente, orgullosa, socarrona y empática.

Con o sin Beñat

El papel determinante de Beñat está fuera de toda duda. Casi estuvo a punto de malograrse cuando, al llegar, Valverde intentó que fuera el medio-punta que sustituyera a Herrera (llamado ahora para la selección). En las últimas temporadas es el motor del equipo, con la ayuda de San José, Raúl García y la milagrosa aportación de Aduriz. El de Igorre es duda por lesión, algo que preocupa a la cátedra. Juegue o no juegue, tiene el entrenador que buscar una alternativa con nombre propio como Iturraspe, Rico, Vesga o el propio Raúl, en un cambio de posición. Para eso está la plantilla y la actitud competitiva que se les supone a todos los leones. Seis partidos en tres semanas es la nueva etapa que afronta el Athletic. Una oportunidad para repetir racha, en un más difícil todavía, con dos derbis locales, la batalla del Bernabéu (todavía sin apellido) y el doble partido europeo ante el Genk.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies