La escapada, más cerca

Cada vez queda menos para conseguir la anhelada vuelta a la libertad, el fin del confinamiento. Y por ello, seguimos planeando qué haremos cuando llegue ese momento y organizando, entre otras cosas, posibles escapadas.  Seguimos de ruta por Euskadi  y hoy propondremos una ruta que arranca de Lekeitio, para recorrer pintorescos pueblos marineros, degustar deliciosas parrilladas de pescado y termina en la preciosa Zarauz . El recorrido consta de 89 kilómetros y nos puede llevar algo más de 2 horas, sin tener en cuenta lo que nos lleve cada una de las paradas que hagamos. Nuestro punto de partida es Lekeitio, y la mejor forma de descubrirlo es desde el faro de Santa Catalina y dar un paseo por sus callejones con sus encantadoras y coloridas casas de pescadores.

A continuación seguimos por la BI-3438 recorriendo un litoral salvaje a la vez que hermoso. Tras poco más de 20 minutos de trayecto llegaremos a Ondarroa, donde no podemos dejar de
visitar su casco antiguo protegido por la monumental iglesia de Santa María y el ajetreado puerto. Otra curiosidad es la  pasarela giratoria Alfonso XIII, popularmente conocida como Puente de la playa o Puente de perro chico, esto último en referencia al peaje de una perra chica que había que pagar para cruzarlo. Está sobre la ría del río Aribai y su apertura permitía subir a los barcos de pesca hasta el lugar de atraque, bajo la Iglesia de Santa María, antes de la construcción del puerto.

Nuestro próximo destino es Mutriku, ya en Gipuzkoa a 10 minutos de Ondarroa. Aquí deambularemos por las subidas y bajadas de su casco antiguo medieval. Continuamos por la Gi-638 y tras cruzar el río Deba enlazaremos con la Gi-634 y en apenas 8 minutos en total llegamos a Deba, pueblo que tuvo una gran importancia en el comercio con Europa. Su iglesia de Santa María posee un pórtico policromado y, en su interior, un claustro gótico, el primero que se construyó en Gipuzkoa. Tras esta visita cogemos de nuevo la Gi-634 hacia Donosti, para llegar al barrio rural de Itziar y  conocer su santuario gótico. Por el sur, la Gi-3210 nos conduce al valle de Lastur, un paraje secreto en el que se cría una raza autóctona de toros, los ‘Betizus’.

Tras superar la cantera de Lastur y el alto de Azkarate, enlazamos con la GI-2634 hasta  Azkoitia, pintoresca villa señorial. El patrimonio arquitectónico de Azkoitia es numeroso y de gran calidad. Algunos de sus edificios más representativos, que tenemos que ver, son la casa consistorial de Azkoitia, la casa-Torre de Balda, la iglesia de Santa María la Real, el Palacio Insausti, la Torre Idiáquez o el yacimiento arqueológico de la  Edad del Hierro de Munoaundi.

De camino a Azpeitia haremos una parada en la ermita de San Martín , aupada en un cerro con vistas a la peña de Izarraitz. En Azpeitia además de la basílica dedicada a San Ignacio de Loyola, podemos visitar el interesante  museo del Ferrocarril. Siguiendo el río Urola, llegaremos a Zestoa, una localidad ligada al turismo  termal. La cueva visitable de  Ekainberri está considerada
un santuario europeo de arte rupestre. En Zumaia llegamos de nuevo al mar con un paisaje único reconocido como Geoparque de la Costa Vasca. En el centro de interpretación Algorri nos lo
contarán todo sobre el fenómeno geológico, por el que habrá que darse un paseo para vivirlo de verdad. En este tramo la N-634 discurre muy cerca del mar, por lo que es un recorrido precioso.

Llegamos a Getaria, famosa por sus asadores de pescado, por lo que es el lugar ideal para degustar tan sabrosos manjares. Terminamos la excursión en  Zarauz, aquí podemos relajarnos en su espectacular playa o dando una vuelta por su animado paseo marítimo. En esta localidad descubriremos sus palacetes, el  museo de fotografía y las duñas de Iñurritza, declaradas biotopo protegido.

vitoria

El silencio de la ciudad blanca

Cambiando completamente de tercio nuestra próxima propuesta es un recorrido por Vitoria-Gasteiz. Pero no una visita al uso, sino una experiencia única descubriendo las localizaciones de la célebre trilogía de Eva García Sáenz de Urturi , ‘El silencio de la Ciudad Blanca’, ‘Los ritos del agua’ y ‘Los señores del tiempo’, cuya trama se desarrolla principalmente en Vitoria-Gasteiz y la
provincia de Álava.

La Catedral de Santa María o Catedral vieja , como la conoce Kraken, protagonista de las novelas, y el resto de la ciudadanía de Vitoria-Gasteiz, es uno de los símbolos de la ciudad. Se están llevando a cabo en ella tareas de restauración arqueológica a la vista de los visitantes, gracias al premiado programa Abierto por Obras . El Casco antiguo de Vitoria-Gasteiz, también conocido por su forma ovalada como Almendra medieval, se compone de calles que recuerdan a los oficios artesanos que se asentaban allí: Herrería, Zapatería, Cuchillería…

Alberga los edificios más antiguos y singulares de la ciudad. Detrás de la catedral se encuentran.  El Portalón, una bella posada medieval, y la Torre de los Anda . Y para terminar, al menos de momento, pasaremos por la Plaza de la Virgen Blanca, centro neurálgico de Vitoria-Gasteiz y testigo de la vida en la ciudad. Está presidida por la Iglesia de San Miguel Arcángel, desde cuyo
campanario se inicia la bajada de Celedón, que da inicio a las fiestas de Vitoria-Gasteiz.

Es el lugar en el que vive el protagonista de ‘El silencio de la ciudad blanca’, quien resalta el juego espectacular de luces de sus farolas, las vidrieras y la iluminación azulada del monumento a la
Batalla de Vitoria. En esta zona encontraremos numerosos gastrobares donde degustar deliciosos pintxos para recuperar fuerzas.