La Diputación devuelve a la naturaleza a 11 rapaces, entre ellas un buitre negro, especie catalogada como vulnerable

Once rapaces han vuelto hoy a la naturaleza después de haber sido tratadas en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Bizkaia. Se trata de 5 cernícalos, un buitre negro (especie catalogada como vulnerable), un buitre leonado y 4 busardos ratoneros que llegaron en su mayoría al centro siendo crías y que han sido alimentadas y preparadas para su puesta en libertad durante los últimos meses por el personal que trabaja en estas instalaciones forales.

El subdirector de Espacios Naturales de la Diputación Foral de Bizkaia, Roberto Cañón, ha participado en esta suelta, acompañado de personal del centro, con su responsable al frente, y de la guardería forestal. «La contribución del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Bizkaia a la conservación de la fauna autóctona es fundamental dentro de nuestra estrategia de protección de la biodiversidad. Así lo acreditan los resultados de los 22 años de andadura del centro, en los que se han recogido prácticamente 20.000 animales», ha señalado Cañón, que también ha puesto en valor el trabajo de las y los profesionales que trabajan en las instalaciones de Gorliz, «un esfuerzo que se traduce en la reincorporación en la naturaleza de una media anual de más de 350 animales».

Desde que comenzara este año y hasta el 15 de septiembre, el centro foral ha recogido 1.091 animales, de los cuales 525 llegaron vivos a sus instalaciones. De estos últimos 285 han sido liberados y otros 9 han sido cedidos a entidades con las que se mantienen acuerdos de colaboración, al tratarse de ejemplares que no podían reintroducirse en la naturaleza. El resto continúa su recuperación en las instalaciones de la Diputación Foral de Bizkaia.

Del conjunto de animales que han llegado al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Bizkaia, el grupo más numeroso es el de las aves (744), por delante de mamíferos (206) y reptiles (141). La mayoría de las aves han llegado este año al centro porque las encuentran personas fuera del nido cuando aún son crías, aunque también un porcentaje alto que han ingresado por traumatismos. En el caso de los mamíferos, la principal causa ha sido el atropello y en el de los reptiles, el control poblacional, ya que en muchos casos se trata de especies alóctonas, no propias de Bizkaia.

La entrada de crías de animal es bastante frecuente: este año, sin ir más lejos, el Centro ha recogido 756 crías (693 de aves, 61 mamíferos y 2 reptiles).

Las rapaces soltadas hoy forman parte de ese grupo de 693 crías de aves recogidas a lo largo de este ejercicio, salvo en un caso, el de un ejemplar de busardo ratonero que entró por debilidad en las instalaciones forales.