Jamones Ibéricos de primera el Bar Ledesma

Un buen jamón ibérico es una de las mayores delicias gastronómicas que podemos encontrar, es tremendamente raro conocer a una persona a la que no le guste tan sabroso manjar.

Para degustar un jamón en condiciones hacen falta principalmente dos cosas: Un buen jamón y un experto cortador. En el Bar Ledesma (Ledesma, 14. 94 424 85 77) se cumplen ambos requisitos. Emilio Cano lleva 42 años cortando los jamones Ibéricos de Bellota Geminiano, que a su vez llevan más de 50 años sirviéndose en el Bar Ledesma, desde los tiempos del abuelo de Iñaki Burgo, actual gerente del Ledesma.

Emilio ha tenido el detalle de enseñarnos su arte y darnos unas nociones de cómo se prepara una buena ración de jamón. Primero se empieza deshuesando la pieza, en el mismo momento que Emilio comienza a pinchar el jamón ya era espectacular el aroma que desprendía, de hecho en el proceso han sido varios los clientes del bar que no han podido dejar de admirar los deliciosos efluvios del Geminiano. A continuación con una gubia se separa el hueso más grande de la carne y luego se extrae, para dejar sólo la carne, haciendo presión se cierra el agujero y Emilio pasa a ‘maquillar’, como él dice, el jamón, o lo que es lo mismo dejarlo bonito y listo para consumir. En este último proceso limpia bien la grasa exterior que es la que está rancia para no pasar el amargor al resto, en ese punto empezamos a ver el tono rosado de la grasa que demuestra que es un jamón excepcional.

¡Ya está listo para degustar! Sólo tenéis que pasaros por el Bar Ledesma y probar alguno de sus pinchos, bocatas o raciones de jamón, ¡os lo cortan en el momento para que esté en su punto óptimo! Una experiencia deliciosa para el paladar.