“He preferido retratar a un tipo corriente en vez de a un canalla” – Mara Torres

Escritora y periodista (Madrid, 1974). Licenciada en Periodismo y diplomada en Estudios Avanzados en Lengua y Literatura. Dirigió el programa nocturno Hablar por hablar de la SER desde 2001 a 2006, aunque ya hacía sustituciones en años anteriores. Presenta desde entonces La 2 noticias, en TVE, el informativo más premiado de España. Su anterior novela La vida imaginaria fue finalista delpremio Planeta 2012.

Arturo Trueba

¿Tienen un trasfondo triste los días felices?

Nunca se me ocurriría titularlo así si fuera un libro de felicidad. La vida de Miguel está contada a través de sus cumpleaños. Tiene un doble sentido el título, porque todo el mundo te desea un feliz día.

¿Te gustan los días de cumpleaños?

Me gustan siempre. Lo cumplo el 25 de septiembre, ha pasado el verano y has vuelto a la vida cotidiana. Son buenas fechas para cumplir. Septiembre u octubre son buenas, si es navidad es nostálgico.

¿Es una historia de amor, desamor o amistad?

Es un homenaje a la amistad. Entre Pecu y Miguel y entre Claudia y Miguel.

¿Hay una crítica directa o velada a las relaciones de pareja?

Crítica directa y velada. De hecho, El impuesto sentimental estuvo a punto de ser el título de mi novela. Es una reflexión sobre los diferentes tipos de pareja, y las contrapartidas que generan un determinado tipo de relación. Por eso, el amor platónico (el que mantienen Miguel y Claudia) es el que se mantiene impoluto porque no sufre el desgaste del tiempo.

¿Es una reflexión sobre el paso del tiempo, y, sobre todo, de una generación que es la tuya, en ese paso de los veinte a los cuarenta?

Empecé a escribirla con cuarenta años. Ahora tengo 43. El paso del tiempo está retratado en esos veinte años. Esas dos décadas dan mucho juego para ver la evolución de cualquier persona. Cada cinco años se notan los cambios físicos y emocionales en esas dos décadas. A los 20 te levantas en casa de tus padres, a los 25 lo haces en una casa independiente… A los 20 quieres comerte la vida y a los cuarenta piensas ¡la vida era esto! Lo resume Leopoldo cuando dice “tardé mucho tiempo en ver que la vida va en serio”.

¿Cuál es el personaje fundamental y cuál es el tuyo, Miguel o Claudia?

Miguel. En esta novela quería tener mucho cuidado porque yo quería desaparecer. Sólo encontrará el lector algunos paralelismos con el sentido del humor y la forma de escribir con La vida imaginaria. El punto de vista del narrador es muy cercano al de Miguel, aunque sea en tercera persona. Se tejen las voces de tercera y primera persona, el tiempo pasado con el tiempo presente. No hay un narrador omnisciente.

¿El perfil de Miguel tiene la suavidad de la escritora mujer?

Es curioso porque esa es una pregunta que yo he hecho a otros autores, y otros que la han hecho sobre mí creen que no. Desaparece la mujer autora. Me atraía Miguel por ser un tipo corriente, más que Pecu, que es más canalla. Quería salir de la literatura marcada por los canallas, los héroes y los antihéroes o los perdedores y los ganadores. Un tipo que intentara manejarse con sus

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies