Fiestas en petit comité

Este contenido forma parte del número 1052 de La Ría del Ocio, publicado el 22 de diciembre de 2020


Nunca olvidaremos las Navidades del 2020, del final de un año que parecía rodado y cargado de buenos propósitos, pero que se transformó en una pesadilla después de Navidad. Fueron acercándose los nubarrones en forma de rumores y noticias, hasta que en marzo se desató la tormenta perfecta de la pandemia mundial. Con un impacto especialmente dañino por nuestras latitudes no sólo en la salud, sino en el trabajo, estudios, economía y a sectores tan cercanos a la ría del ocio como son la cultura, el deporte, la hostelería, el comercio y el turismo. Prácticamente todos nos hemos visto afectados de una manera u otra. Pero al menos vemos más cerca la luz al final del túnel con la llegada de las vacunas y una mayor educación y compromiso por parte del grueso de la sociedad a la hora de mantener distancias, llevar mascarillas y aplicarse al lavado de manos lo más frecuente posible, y unas fiestas en petit comité.

Desde la ría del ocio queremos agradecer encarecidamente a todos nuestros lectores y seguidores, que nos han leído y compartido nuestras sugerencias, informaciones, entrevistas, comentarios y listados. Hemos intentado durante este año poner buena cara al mal tiempo, así como tratar de insuflar ánimos y proporcionar ideas para el disfrute, ya sea confinados, desescalados, acotados y adaptados a cualquiera de las limitaciones a nuestra movilidad para evitar expandir el dichoso coronavirus. Estamos también muy agradecidos a todos nuestros anunciantes por haberse mantenido fieles a nuestro medio, una revista que, cómo no, ha tenido que ‘reinventarse’. Nos ha obligado a crecer en nuestro trabajo, difusión, ideas y propuestas, y en nuestra navegación por el eter comunicativo. No nos olvidamos tampoco de quienes no nos han podido seguir ni de todos aquellos sectores, negocios y personas que han padecido la pandemia. Encaramos el 2021 con la esperanza de que despertemos de la pesadilla con nuevos bríos e ideas como para reemprender lo antes posible un camino mucho más productivo, creativo y saludable. Zorionak eta urte berri on!