El Museo Vasco presenta su proyecto de renovación

El Museo Vasco de Bilbao ha presentado el proyecto de renovación integral de la institución vizcaína. Este trabajo busca convertir al Museo Vasco en la puerta de la cultura vasca, abierta al Mundo, y consolidarse así a futuro como centro de primer orden de calado internacional. Actualmente, en pleno crecimiento, con el incremento de su colección y la digitalización de más de 4.000 piezas accesibles online. Además,un ascenso de visitantes del 36% en 2019 y más de 100.000 visitas,que se han multiplicado por dos en los últimos 4 años, y más de 70 eventos celebrados en su claustro el último año.Este proyecto plantea que la superficie del nuevo Museo Vasco destinada a uso público pase del 57 al 85%.

Este trabajo, con una inversión por parte de la Diputación Foral de Bizkaia y el Ayuntamiento de Bilbao de 20 millones de euros, continúa avanzando. Entre 2016 y 2018 se realizó una intervención de adecuación del Claustro que consistió en la reforma del solado, la limpieza de fachada y la instalación de un cubrimiento acristalado integrado en el edificio y orientado a favorecer la conservación de las piezas.

Además, en ese mismo año se realizó una inversión de 5 millones de euros para adquirir el edificio Kurtze, situado en la calle Cruz junto al museo actual, con el objetivo de convertirlo en espacio museístico-cultural. Actualmente, con la adecuación de un depósito externo que albergará el grueso de la colección del Museo en perfectas condiciones de conservación ya finalizada, la institución acaba de adjudicar el traslado por un importe de 413.248€.

Estas labores comenzarán en las próximas semanas y deberán finalizar en un plazo máximo de un año. Un espacio exclusivo para estas piezas que posibilita su gestión de forma mejorada y vanguardista, y que liberará espacio en el edificio principal del Casco Viejo bilbaíno para uso público.

Más de 6.400 metros cuadrados de superficie

Uno de los objetivos es conseguir más de 6.400m2 de superficie museística en el futuro, un incremento del 38% respecto a la actualidad. Según este proyecto, el nuevo Museo Vasco contaría con una exposición ampliada en todas las plantas abierta en torno al claustro. El propósito fundamental sería generar un recorrido en el que el diálogo pasado-presente-futuro basado en los modos de vida vascos que invite a descubrir las piezas más significativas, siempre fomentando la creatividad de las/os visitantes.

En definitiva, una exposición orientada al público familiar, modulable y renovable periódicamente. Para ello, se piensa en áreas propias de un equipamiento avanzado con espacios dedicados a la gastronomía en forma de laboratorio, depósitos visitables con tecnología puntera o un centro de conocimiento. Estos son algunos pasos que harán estar más cerca de lo que en un futuro será un nuevo Museo Vasco más internacional .