El Casco Viejo ya tiene a su ‘Rey de las Gildas’ y ‘Maestro de los Grillos’

El Casco Viejo de Bilbao ya cuenta con el ‘Rey de las Gildas’ y con el ‘Maestro de los Grillos’. El bar Negresco y la Taberna Iturriza, ambos en la Plaza Nueva, se han hecho con la txapela que les acredita como campeones del V Concurso de Gildas y I de Grillos del Casco Viejo de Bilbao, respectivamente. Ambos concursos se han celebrado a lo largo del mes de octubre con la participación de 32 establecimientos hosteleros del corazón histórico de Bilbao.

De hecho, el V concurso de Gildas ha coronado al bar Negresco, de la Plaza Nueva, 10, que ha logrado su segunda txapela en este campeonato, tras la conseguida en 2014, la anterior edición. Por su parte, el primer Concurso de Grillos del Casco Viejo ha subrayado el excelente trabajo de Iturriza Taberna, a pesar de ser un local muy joven –abierto el pasado mayo- en la Plaza Nueva. Al mismo tiempo, este concurso gastronómico pone de relieve la calidad con la que han trabajado los cocineros del Casco Viejo ante un pintxo, en teoría muy sencillo, compuesto por patata cocida, lechuga y cebolla, pero con gran variedad de recetas, en la práctica.

La Cervecería Casco Viejo ha logrado el segundo premio de este quinto concurso de gildas, mientras que Beltza Taberna ha conquistado el premio de la votación popular.

Por su parte; el Café Lago ha obtenido el segundo premio en el concurso de Grillos, mientras que el premio popular ha recaído en el bar Sarkue.

El jurado, tanto el especializado como los clientes, ha tenido que evaluar los pintxos y poner nota al sabor, la presentación y  el ‘bizigarri’ en el caso de las gildas, y al sabor, la presentación y la sazón, en el caso de los grillos. La excelente calidad de las recetas ha sido la nota dominante en ambos concursos, según los miembros del jurado.

Maren Iturburu, propietario de Iturriza Taberna, nos contaba el origen de los grillos. “El grillo es un pintxo de posguerra que se hace con las sobras. Se le llama así porque es lo que se le daba a los grillos de comer y al masticarlo hace ese sonido característico del crunch-crunch“, explica. Así, se utiliza el “troncho” de la parte central de la lechuga y un trozo de patata cocida. Además, indica que al ser un pintxo “más pobre” -si se compara con la gilda, que es más potente- se ha desprestigiado su nombre. ¿Y qué diferencia sus grillos del resto? “Posiblemente que nosotros cocemos un poco más la patata para que esté más blandita. Lo que he percibido de otros bares es que se queda dura y no se puede comer”, afirma. El aceite virgen extra es fundamental en su receta, así como una cebolleta que no endurezca el sabor del pintxo. Y un aliño equilibrado, por último.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies