Athletic 12 – Barcelona 1

Se cumplen 90 años de la mayor goleada de la Liga

El 8 de febrero de 1931 es una fecha marcada en los anales del fútbol español. Aquel día, el Athletic Club derrotó al FC Barcelona por 12-1 en San Mamés en la que sigue siendo la mayor goleada de la historia de la Liga.

En un estadio abarrotado por más de 18.000 aficionados, el equipo dirigido por el legendario técnico inglés Frederick Pentland arrolló al conjunto azulgrana de su compatriota James Bellamy en una tarde en la que Agustín Sauto ‘Bata’ escribió otra página inolvidable.

El delantero de Barakaldo, que entonces tenía 22 años, marcó siete de los goles rojiblancos, y uno más que le anuló el árbitro sevillano Tomás Balaguer, marcando un registro solo igualado después por Ladislao Kubala, en 1952, en un partido frente al Sporting.

Según reflejan las crónicas de la época, la jugada clave del partido llegó en el minuto 18. El Athletic ya ganaba por 2-1, con los tantos de Bata y del barcelonista Goiburu, cuando Martí se retiró del partido tras dañarse el brazo derecho después de chocar con un poste.

Sin posibilidad entonces de realizar cambios, el Barcelona jugó el resto del partido en inferioridad, quedando a merced de un Athletic voraz que llegó al descanso con un marcador favorable de 6-1 después de dos tantos más de Bata, uno de ‘Bala Roja’ Gorostiza y otro más de Lafuente.

En la segunda parte, el vendaval bilbaino no cesó sobre la portería de LlorensGarizurieta y tres  nuevos goles de Bata pusieron el 10-1 antes de que en otra desgraciada acción para los visitantes Roig dejara al Barcelona con nueve futbolistas después de tener que dejar el campo por lesión.

Un gol en propia puerta de Sastre y otro más de Iraragorri cerraron el histórico 12-1 que aún mantiene como récord más longevo de la competición liguera.

«No olvidaré jamás esta tarde memorable del Athletic», reflejaba la crónica del diario deportivo bilbaino ‘Excelsior’, mientras el ‘Mundo Deportivo’ barcelonés hablaba de «catástrofe imborrable» para los azulgranas.

Aquel Athletic de Pentland, con su primera gran delantera histórica formada por Lafuente, Iraragorri, Bata, Chirri II y Gorostiza, conquistó esa temporada su segundo doblete ganando la Liga por mejor diferencia de goles respecto al Racing de Santander y la Real Sociedad, con los que acabí empatado a 22 puntos.