Apúntate a un ‘terraceo’ con Bordón

¡Cómo nos gusta el verano! Pasar el día fuera, ir a la playa, visitar nuevos lugares, redescubrir los cercanos… y, como colofón, terminar tomando algo en una terraza. Planazo. Unas tapas, unos pintxos, y para beber un buen vino. Hay quienes son más de cañas, pero, ¿por qué no innovar degustando sabores elegantes con aromas únicos y diversos?

Pongámonos en situación: una tarde de verano en una mesa de terraza, buena compañía y un vino que nace de la unión de Francia y España. Suena bien, ¿verdad? Así son los vinos Bordón, un referente entre la oferta de ocio y cultura de La Rioja. Esta rica bebida se crea en las Bodegas Franco-Españolas, una de las grandes de La Rioja, que cuenta con 125 años de historia y que pertenece a la Familia Eguizábal desde 1984.

¿DE CRIANZA O RESERVA?

Los vinos Bordón se adaptan a todos los paladares y a todos los platos. Por ejemplo, si estás buscando un buen maridaje para legumbres, carnes blancas y a la brasa, queso de oveja, pastas o frituras en general, te proponemos probar Bordón Crianza. La elaboración se basa en el despalillado de los racimos y un suave estrujado de las uvas. Después se realiza la fermentación alcohólica y la fermentación maloláctica. Como resultado, en boca es un vino limpio, sabroso, amable y equilibrado, con un final largo, afrutado y especiado.

Si eres de los que prefiere un reserva, te proponemos el Bordón Reserva y el Bordón Gran Reserva. El primero está criado en barricas de roble americano, de Ohio, de tostado medio y roble francés durante 18 meses. Tras esto, permanece en botella para su afinamiento. Marida a la perfección con legumbres, platos de cuchara, carnes a la brasa o en salsas, asados… Además, este Bordón Reserva ha sido premiado con la Gran Medalla de Oro ‘Best of Spain Wine Challenge’ y la Medalla de Oro en el Concurso Mundial Tempranillo Bruselas, entre otros galardones. El Bordón Gran Reserva se cría en barricas nuevas y de segundo año de roble blanco americano de tostado medio y roble francés durante 30 meses. Además, permanece en botella durante 36 meses para su afinamiento. Es destacable su color rubí con reflejos teja. En boca es elegante, sabroso y muy aromático. Marida muy bien con asados de carne roja, quesos curados, recios y especiados.

¿Necesitas más para animarte al terraceo de vinos? Además, Bordón te ofrece crianza y reserva. ¿Qué te apetece hoy?