35 años con las angulas de la ría

Este contenido forma parte del número 1077 de La Ría del Ocio, publicado el 26 de mayo de 2022


Arturo Trueba

Hemos cumplido 35 años y lo celebramos con la gala de los Premios Las Angulas de la Ría en la Sala BBK. Fue un acto emotivo en el que se reconocieron los méritos de personas y entidades que han destacado por su creatividad, su calidad humana y su compromiso. La Librería Cámara recibió su angula por sus 100 años entre libros y escritores. La Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación ha formado como UPV-EHU a buena parte de nuestros profesionales en los últimos 40 años, y fue reconocida por ello. El premio de la noche recayó en TSS Proyect, nombre artístico de Javier Granados, cuyos méritos glosó Julen Arredondo (Mr. Kul), el habitual Dj de nuestras galas. María Arthuer, la madre de los Williams (Iñaki y Nico, jugadores del Athletic) fue reconocida como madre de cantera por su lucha en busca de un futuro, que tiene la recompensa con el éxito de sus hijos. Azeri Natura asombró con su labor a favor del turismo accesible “para que nadie vuelva a ser invisible”. La ucraniana Kateryna Kaminska recibió su angula por su arte y solidaridad en los años que lleva afincada en Bilbao y por la ayuda que proporciona a quienes buscan refugio por la crueldad de la guerra. Los Bisons e-club ya han recibido su premio en su primer año en las competiciones de videojuegos. Ramón Barea demostró el porqué es la gran voz del teatro vasco, y ¡sigue siendo emprendedor! Comenzó el evento el tenor Andoni Martínez Barañano, cantando un zortziko desde un balcón de la sala. Normal, fue premiado como el tenor de los balcones. Su brindis de La Traviata en la foto de familia puso el colofón a una gala en la que los premiados emocionaron con sus discursos. Berta ‘Vittersweet’ amenizó con sus canciones y gracia sobre el escenario. Y la gala fue presentada por Ainhoa García con su habitual maestría, cercanía y complicidad. El evento contó con el apoyo de la BBK, el Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia, Ayuntamiento de Bilbao y Diputación Foral de Bizkaia. Y en el ágape colaboraron Los Hermanos Thate, Cervezas La Salve, Txakoli Uriondo, Bodegas Aradón y Pastelería Don Manuel. Fue una vuelta a la normalidad tres años después, una vez superada la virtualidad de los encuentros telemáticos y los brindis a través de las redes. De hecho, en estas fechas estamos viviendo ya la madre de todas las tormentas de los eventos. ¡A disfrutar!